Enfermedades cardiovasculares

 

Las enfermedades cardio y cerebrovasculares son la principal causa de muerte en los países industrializados. Se estima que más de doce millones de personas mueren cada año en el mundo como resultado de una enfermedad cardiovascular. 
 
Las enfermedades más significativas del sistema cardiovascular son hipertensión y arteriosclerosis, ambas importantes factores de riesgo de infarto cardíaco y ataque cerebral. Estos eventos - a menudo fatales - son los principales causantes de mortalidad por problemas del sistema cardiocirculatorio.

La formación de trombos (coágulos) que causan un infarto cardíaco o un ataque cerebral frecuentemente son precedidos por depósitos en las paredes de los vasos sanguíneos. Estos depósitos, a su vez, son causados por altos niveles de grasa en la sangre. Si se rompe la delgada capa que separa estos depósitos del torrente sanguíneo, se activa automáticamente el sistema de la coagulación sanguíneo, llevando a la formación de trombos (acumulación de coágulos sanguíneos y placas de grasa). 

Hay ingredientes activos – como el nifedipino (Adalat®) y el ácido acetilsalicílico de la Aspirina®- que impiden esta formación del trombos, al inhibir la agregación de las plaquetas sanguíneas, mecanismo comprometido en la coagulación.  Indicados por el médico a dosis regulares, reducen el riesgo de formación de trombos.

Infarto Cardíaco: Prevención es la mejor protección

El músculo del corazón humano late aproximadamente 70 a 80 veces por minuto para bombear sangre a través del cuerpo. De esta manera, el corazón proporciona a los órganos oxígeno y los nutrientes importantes. ¿Pero qué ocurre si falla el suministro de sangre al músculo cardíaco o partes de él? Esto es lo que pasa, por ejemplo, cuando los vasos sanguíneos son obstruídos por coágulos de sangre. La consecuencia es un grave evento vascular: un infarto de miocardio, que puede ser fatal.

Los síntomas en la mayoría de los ataques cardíacos se manifiestan lentamente y se acompañan de dolor pectoral perceptible, malestar, falta de aire, sudoración. Como estos síntomas no son siempre bien definidos, algunas personas esperan demasiado tiempo antes de buscar ayuda, a pesar de que un ataque cardíaco puede ser mortal. Por consiguiente, debe consultarse a un médico tan rápidamente como sea posible. Hay medidas de prevención que ayudan a reducir el riesgo de un ataque cardíaco.

El estilo de vida y los hábitos dietéticos contemporáneos están contribuyendo a este aumento. Entre otras cosas, las dietas ricas en azúcares y grasas, la falta de ejercicio, obesidad, fumar y el estrés son relevantes factores de riesgo de hipertensión.

Accidente Cerebrovascular (ACV): falta de irrigación en el cerebro

La obstrucción vascular es igualmente peligrosa cuando ocurre en el cerebro. Si hay fallas en la irrigación sanguínea de ciertas áreas del cerebro, se produce un Accidente Cerebrovascular (ACV), ya sea de tipo isquémico (obstrucción de un vaso), la forma más común de ataque cerebral, o hemorrágico (derrame por ruptura de un vaso).

Los principales síntomas, por lo general desconocidos o difíciles de identificar, son adormecimiento de un lado del cuerpo, problemas en el habla, de visión, en la expresión de ideas, pérdida de conciencia. Si se presentan estos síntomas, el paciente debe recibir atención inmediata, antes de las tres horas de percibidos los primeros signos de un ACV.  

Cuando ello ocurre, y no hay provisión de sangre y nutrientes a través del flujo sanguíneo, se deterioran o pierden importantes funciones cerebrales, visuales, motoras, cognitivas, causando invalidez o deteriorando seriamente la calidad de vida. En muchos casos, el ataque cerebral puede ser mortal. Al igual que en el infarto cardíaco, se pueden tomar medidas para prevenir un ataque cerebral.

Tamaño del texto
- 1 2 3 + Font size

haga click para ajustar


 

 

 

 

 

Bayaspirina

Aspirincardio
Corazón Día a Día

 


/unidadesdenegocio/enfermedadescardiovasculares.asp?

Copyright © Bayer Healthcare Pharmaceuticals